ENTORNO OPERATIVO

El manipulador telescópico JCB 535-95 ofrece el mejor confort de su clase, especialmente por la cabina de acceso lateral segura y espaciosa. Además de una visibilidad excepcional, cuenta con puertas estables para la ventilación, y esto es solo el principio; invertimos en el confort del operador de manipuladores telescópicos porque este se traduce en mejoras reales y perceptibles de la productividad a lo largo de toda la jornada.

Esto significa que todo gira alrededor del operador, desde el asiento de suspensión y la columna de dirección totalmente ajustables, cargador de teléfono móvil y salidas de aire colocadas de forma inteligente, hasta mandos ergonómicos en la consola delantera.

Los mandos del cargador telescópico JCB 535-95 están agrupados de forma inteligente e intuitiva, con mandos del sistema hidráulico y la transmisión que permiten una utilización rápida, segura y precisa. El indicador de momento de carga, que proporciona una lectura progresiva de la estabilidad frontal, se encuentra al nivel de los ojos para realizar las comprobaciones de forma sencilla y con la máxima seguridad.

De hecho, los únicos que pueden salir perdiendo con el manipulador telescópico 535-95 son quienes se dedican a cometer robos y actos vandálicos, ya que todas las ventanas de el manipulador telescópico tienen grabado el número de serie y cuentan con un aislador de batería que inmoviliza la máquina.

FACILIDAD DE MANTENIMIENTO Y DURABILIDAD

Todos los manipuladores telescópicos JCB están diseñados para lograr la máxima productividad y tiempo de actividad. Para ello, nos aseguramos de que nuestros componentes sean duraderos y que todos los elementos importantes sean accesibles cuando llegue el momento de su sustitución.

De modo que todas las comprobaciones son rápidas y simples, y se realizan de forma segura desde el nivel del suelo en este manipulador telescópico. El capó de una pieza se apoya sobre un amortiguador para elevarlo de forma segura y sin esfuerzo; la protección contra la entrada de residuos en el radiador y el ventilador reversible evitan la entrada de suciedad; el sistema de refrigeración extraíble se limpia fácilmente, así como el suelo plano con canales de drenaje; y la mayor parte de los intervalos de servicio, incluida la lubricación del brazo, son nada menos que de 500 horas.

Todas las cargadoras telescópicas JCB tienen un chasis soldado en una pieza para ofrecer la máxima resistencia y el menor peso. Las mangueras se conducen a través del brazo y las luces son plegables para evitar daños en el emplazamiento de trabajo. El brazo con forma de U, equipada con punta de brazo integrado y placa de cierre de una pieza, tiene muy pocas uniones y puntos de tensión.

Todos los componentes clave de las transmisiones de los manipuladores telescópicos se prueban a lo largo de miles de ciclos, y todos nuestros procesos de fabricación tienen la certificación ISO 9001:2008.

MANIOBRABILIDAD Y RENDIMIENTO

El manipulador telescópico JCB 535-95 usa una combinación de motores hidráulicos individuales de las ruedas y dirección a las cuatro ruedas que proporciona una excelente maniobrabilidad.

También cuenta con un motor JCB Dieselmax que proporciona una potencia y productividad superiores. La unidad de 63 kW genera potencia a bajas revoluciones, lo que significa que el motor realiza menos esfuerzo que las máquinas de la competencia. Así se ahorra combustible y, por supuesto, dinero.

Naturalmente, la altura libre elevada y la transmisión a las cuatro ruedas hace que este manipulador telescópico pueda hacer excelentes progresos en cualquier condición o terreno. Si a esto suma una transmisión hidrostática para un uso sencillo, infinitas variaciones de velocidad y una excelente eficiencia del combustible, obtendrá un cargador telescópico con un auténtico rendimiento versátil y una alta productividad.